(449)500.04.10 contacto@utr.edu.mx

Toma de decisiones

 

¿Qué es una decisión?

La palabra decisión significa tres cosas: de-ci-sión

·       De. Que significa SEPARACIÓN

·       Ci ó Caedare. Que significa CORTE

·       Sión. Que significa ACCIÓN

 

Una decisión significa terminar algo que está sucediendo, hacer un corte, y emprender un nuevo camino. Parece que es la parte del corte la que nos cuesta más trabajo.

Existen muchas creencias sobre “tomar decisiones”, infinidad de películas nos muestran cómo UNA SOLA decisión puede cambiar el rumbo de nuestra vida para siempre… ¿Has visto “El efecto mariposa”?

Y es cierto, todas las decisiones tienen una cadena de efectos, o consecuencias que nos van llevando por distintos caminos, pero… ¿realmente podemos decir que nuestra vida entera depende de un solo momento?

Parece un poco exagerado y fantasioso pensar que una sola decisión pueda arruinar o mágicamente arreglar nuestra vida entera.

El rumbo de toda nuestra vida NO se va a definir por un solo momento, sino que son las pequeñas decisiones que tomas cada día, cada momento, las que van construyendo lo que tú eres y hacia dónde vas.

Constantemente veo personas paralizadas, que no hacen ningún cambio en sus vidas, por miedo a tomar la decisión equivocada. Quieren comenzar un negocio, quieren dejar a su pareja, quieren empezar una relación, quieren viajar, etc., etc… pero no se atreven: por miedo. Duran años en la misma situación, o dejan que alguien más decida por ellos.

Comencemos por decir algo básico. NO existen las malas decisiones. Cada decisión que tomes en tu vida tendrá diferentes consecuencias que te causarán alegría o dolor, pero todas, absolutamente todas, te dejarán aprendizaje y crecimiento. Es por eso que no podemos decir que existen las “malas decisiones”. Así que puedes dejar de sentir miedo a equivocarte, todos los caminos tendrán cosas positivas y negativas a la vez, es parte de la vida.

Lo que existe son decisiones “Conscientes” y decisiones “Inconscientes”.

Si tomas una decisión consciente, con los ojos bien abiertos, aprenderás algo valioso de esa experiencia y podrás sentirte en paz, sabiendo que TÚ decidiste, que tú y nadie más, eres el responsable de tu vida, ¡TU VIDA!

En cambio, si vas dejando que tus decisiones las tome “la suerte”, tus amigos, tu familia, tu pareja… sentirás que tu vida es controlada por alguien más, siempre culparás a los demás cuando las cosas no salgan bien, y estarás regalando tu Poder Personal.

El Poder Personal, es algo que nadie nos puede quitar, significa hacer lo que yo quiero, en el momento que yo quiero y de la manera en que yo quiero. Suena bien, ¿no?

Pero ya lo dijo el Tío Ben en la película de Spiderman: “Un gran poder, conlleva una gran responsabilidad”. 

 

Una decisión Consciente, es aquella que tomas cuando estás dispuesto a asumir las consecuencias. Si quieres emprender un negocio, estudiar una carrera, expresar a alguien tus sentimientos, debes saber que tendrás que esforzarte y que es posible que sientas dolor en algún momento. Pero debes recordar para qué iniciaste.

Aprender a tomar decisiones conscientes es cuestión de práctica, ante cada decisión en tu vida debes tomar en cuenta lo siguiente.

¿Para qué?  Esta pregunta tan sencilla puede darnos una gran claridad, no importa el porqué, eso está en el pasado. Lo importante es observar para qué deseas hacer ese cambio en tu vida.

Enfócate en el presente. El pasado y el futuro sólo existen en nuestra mente. Una decisión consiente es pensar en lo que deseas y necesitas AHORA en tu vida, si te paralizas por miedo a los riesgos del futuro, o por seguir aferrado al pasado, nunca te vas a mover.

Pregúntate cómo te sentirías eligiendo una u otra opción. Si la respuesta es en paz, con alegría, libre, feliz, sigue por ese camino. Tu sabiduría interna siempre va a buscar tu bienestar.

Confía en ti.  Esto es lo más importante, en la vida aparecerán muchos paisajes, en ocasiones tranquilos, a veces tormentas, eso es parte del trato. Sin importar el paisaje, confía en tu capacidad de sobrellevar la situación. Eres capaz, eres sabio, eres resiliente.

"-Tú eres Michael, estás en un elegante restaurante. Ordenas Créme Brulée. Es delicioso, es dulce. Casi irrita su perfección.
Entonces Michael se dice que no quiere Créme Brulée, quiere otra cosa.

- ¿Qué quiere?

- Quiere... gelatina. [...] Porque está cómodo con la gelatina. La gelatina para él... es cómodo.
Entiendo que comparado con Créme Brulée, pues... es gelatina.
Pero puede ser lo que él necesita.

- Yo puedo ser gelatina.

- ¡Créme Brulée, jamás será gelatina!"

[La boda de mi mejor amigo]

Psic. Ana Victoria Ochoa Comte

12 de abril, 2018